Oreste Osmar Corbatta

Jugadores que dieron todo por la camiseta y DTs campeones que hicieron grande a Racing a lo largo de toda su historia.
pato_laacade Avatar de Usuario
Rango

Hincha

Mensajes

701

Registrado

21 Jun 2009

Oreste Osmar Corbatta

Notapor pato_laacade » Mar Feb 28, 2017 10:55 pm

Oreste Osmar Corbatta Fernández, (Daireaux, Provincia de Buenos Aires, 1936 -† Avellaneda, Provincia de Buenos Aires, 1991) fue un futbolista argentino, apodado El loco, El Garrincha argentino, El dueño de la raya o Jugador de dibujos animados. Es considerado por muchos cronistas, como el mejor puntero derecho del fútbol argentino de todos los tiempos, por arriba de Garrincha, Houseman, Bernao y, para algunos, de Pelé.

A lo largo de su vida, Corbatta consiguió importantes logros deportivos tanto con la selección argentina como con algunos de los clubes en los que jugó. Con la selección consiguió las Copas América de 1957 y 1959, por entonces llamada Campeonato Sudamericano de Naciones. Sus logros más importantes a nivel de clubes los consiguió jugando para Racing Club y Boca Juniors, donde conquistó dos títulos en cada uno.

El loco: por sus jugadas llenas de alto contenido estético y por lo inhóspitas que eran, tanto que maravillaban a la gente. Era tan imprevisible y ocurrente como sólo puede serlo un loco.
El dueño de la raya de cal o simplemente El dueño de la raya, : ya que cuando el agarraba la pelota en ese sector era casi imposible pararlo o robarle el balón.
Jugador de dibujos animados: Un periodista chileno lo llamó así por su manera de jugar.
El Garrincha argentino: por su comparación con el ex jugador brasileño.
Alerquín: así lo definió Juan José Pizzuti.

Oreste Osmar Corbatta, uno de los máximos ídolos de la historia de Racing Club, es el primer representante de la raza más adorable de futbolistas: la del wing bohemio y mágico.

“No me pasés la pelota que no la veo”, le dijo Oreste Osmar Corbatta a Raúl Oscar Belén antes de un crucial partido de Racing Club frente a Estudiantes de La Plata. La estrella del equipo había llegado al estadio de Avellaneda con una curda fenomenal y la legendaria Tita Mattiussi lo recibió con un baldazo de agua fría para tratar de apaciguar los efectos del alcohol. No pudo. El Loco estaba demasiado borracho como para comprender la charla técnica y todo lo que sucedía a su alrededor. Sin embargo, tenía que jugar. Corbatta era demasiado bueno como para quedarse afuera por un simple exceso. Sin ver la pelota, marcó dos goles. Imagínense lo que hacía cuando la veía.

Antes de un encuentro contra Ferro Carril Oeste, con la camiseta de Boca, un fotógrafo le dijo: “Dale Corbatta, jugá que te saco una foto”. Es que muchas veces el Loco no tenía demasiadas ganas de jugar y su cara y su actitud eran muy transparentes como para ocultarlo. “Si me sacás una foto, juego”, le respondió. El reportero asintió y entonces Corbatta agarró la pelota, gambeteó a cuatro rivales y convirtió un golazo. “¿Y, me la sacaste?”, preguntó. “No me diste tiempo, recién preparo el rollo”, contestó su amigo ocasional. Eso provocó el enojo del crack, que se quedó parado al lado de su línea y no tocó más la pelota en todo el partido.

Muchos dijeron que Corbatta fue “el Garrincha argentino”, pero algunos que vieron jugar a ambos afirman que Oreste era igual o mejor que Mané. De todos modos, no tiene sentido crear una rivalidad. Fueron contemporáneos y entre ambos crearon una identidad: la del wing. Futbolistas de apariencia frágil, flacos, chuecos y hasta un poco deformes. Pero increíblemente talentosos. Locos por su forma de afrontar la vida, genios por su manera de jugar, felices por lo que transmitían en la cancha y desdichados por lo que vivían fuera de ella. Quizás la raza de futbolista más querible que hubo jamás.

“Creíamos por error que se llamaba Comesaña. La rompió y le hizo hacer dos tantos al Turco Balassanián, goleador de la tercera. Varios años después supimos que el marcador de punta rival, severo defensor, era el tucumano David Iñigo, que después compartiría plantel de la Selección con él”, afirmó hace tiempo en una entrevista a la agencia Télam el ex defensor Héctor Bono, el primer gran amigo de Corbatta en Racing. Dos mil personas fueron a ver el debut de la nueva estrella en la Academia. Es que ya se venía hablando de un flaquito que era un fenómeno. El flaquito no decepcionó a nadie.

Deslumbró en Juverlandia de Chascomús un par de años, hasta que lo encontró un enviado de Racing Club. Todos en el pueblo conocían su talento y a nadie le sorprendió que poco después el crack de barrio que era imparable en los potreros brillara en las canchas de primera división. Debutó en 1955 y dos años después formó parte de una de las Selecciones más recordadas de todos los tiempos: la de los Carasucias en el Sudamericano 1957 que le ganó 3-0 a Brasil en la final. La delantera sale de memoria: Corbatta, Maschio. Angelillo, Sívori y Cruz.

Ese año, además marcó el mejor gol de su carrera, que también es un hecho trascendental para el periodismo mundial. Fue en un partido frente a Chile disputado en la Bombonera, por las Eliminatorias para el Mundial de Suecia 1958. Gambeteó a dos rivales, luego al arquero y cuando estaba por definir, espero la llegada de otro defensor, le amagó y volvió a hacerlo pasar de largo. Entonces, definió tranquilo, con los dos chilenos mirando desde el piso. Fue una acción maravillosa, que no necesitó del paso del tiempo y del boca en boca para ganar brillo. Porque la prestigiosa revista estadounidense Life publicó una foto de la jugada en su portada. Fue la primera y única vez que eligieron al fútbol para ilustrar la tapa.

El ex defensor de River Federico Vairo cuenta una anécdota que describe a la perfección su personalidad, pícara y honorable a la vez: “En una ocasión, ni bien empezó el partido se me había parado al lado mío y se me quedó ahí, lo que ya me ponía nervioso. De pronto me miró y me dijo ¿Cómo anda tu madre?… ¿y de la vida de tu hermana qué es? Yo le respondí ¡Callate y jugá!… Cuando termine el partido nos vemos afuera si tenés algo que decirme… Con eso se calló la boca y me dejó de embromar. Tras finalizar el encuentro, mientras nos estábamos duchando golperon la puerta del vestuario. ¡Era él que me venía a buscar! Salí con toda precaución… y vi que quería charlar conmigo en serio, venía a invitarme al vestuario para tomar algo porque cuando intentó hacerlo inicialmente en el campo me había enojado”.

Jugó siete años en Racing, hasta 1962, año en el Alberto J. Armando pagó una cifra récord para llevarlo a Boca: 12 millones de pesos. En la Academia fue dirigido por Juan José Pizzutti, quien le puso el apodo de Arlequín. Fue amado por todos en Avellaneda y hasta hinchas de Independiente se hicieron socios del clásico rival para disfrutar del fútbol de Corbatta. En Boca mostró sólo destellos de su magia, como en una ocasión en la que marcó tres goles a Vélez. En 1965 pasó a Independiente Medellín y cuatro años más tarde volvió a Argentina para jugar en San Telmo. Se retiró en 1974, jugando para Tiro Federal de Río Negro.
Además de ser el máximo ídolo de la historia de Racing y un jugador emblema para los románticos, Corbatta fue uno de los futbolistas que más se destacaron en la Selección Argentina. Fue el único que se salvó del desastre de Suecia en 1958, tiene el récord de presencias consecutivas en la Selección (27) y marcó 18 goles internacionales. Después del subcampeonato en 1930 y la participación fallida en 1934, el equipo nacional estuvo 24 años sin jugar una Copa del Mundo. Cuando regresó, el símbolo era Oreste Corbatta. El resultado de la excursión sueca fue pésimo, pero su huella con la Albiceleste también es imborrable.

No le gustaba entrenarse, llegaba tarde y muchas veces los entrenadores no lo ponían. Pero era imposible tenerlo en el banco de suplentes por lo que significaba su presencia y porque la hinchada iba a la cancha a verlo a él. Entonces, siempre terminaba jugando, sobrio o borracho. En una gira de Boca por Europa, Carmelo Simeone era el encargado de vigilarlo de cerca. Él decía que cuando estaba cerca, el Loco no tomaba. Ingrata sorpresa se llevó el Cholo cuando se dio cuenta de que abajo de su cama había una pila de botellas de cerveza vacías.

A pesar de su fama de calavera y amante de la noche, Corbatta no era lo que se dice un galán. Lo costaba mucho entablar conversación con las mujeres y él mismo admitió más de una vez su mala suerte con el sexo opuesto. Su primera esposa fue “una chica de la calle” que le presentaron sus compañeros y de la que él se enamoró perdidamente. Luego tuvo tres matrimonios más. “Con la primera me fue muy mal; con la segunda me fue mal; con la tercera mal y con la cuarta, mal. Las cuatro me sonaron, pero las quiero lo mismo”, afirmó alguna vez.

Otra de sus grandes virtudes era el lanzamiento de penales. “En los penales, los mataba a todos. Nunca me ponía de frente a la pelota, siempre de costado. Le pegaba con la cara interna del pie derecho y en el medio, con un golpe seco. Además, agachaba la cabeza para que el arquero no adivinara dónde iba a tirar y en cambio yo veía todo lo que él hacía. En cuanto se movía era hombre muerto… De 68 me sacaron solo 4″. Durante el Mundial 58 jugó una apuesta con Amadeo Carrizo: 50 penales, si el arquero sacaba diez o más, ganaba. Con todo el plantel y el cuerpo técnico como espectadores, el Loco marcó 49 y el otro lo estrelló en el palo… quizás a propósito.

“¿Sabés por qué no podían sacarme la pelota? Porque ella no se quería ir de mi lado. Otras cosas sí me sacaron, pero la pelota no”. Oreste Omar Corbatta, uno de los futbolistas que hizo feliz a más gente, murió pobre y abandonado por aquellos a los que les hizo ganar fama y dinero. Vivió sus últimos días en una piecita en la cancha de Racing, lejos de todo lujo pero cerca de lo único que marcó su vida: la pelota.

En Racing

Un racinguista que se dedicaba a buscar jugadores lo vio jugar y en 1955 lo llevó a Racing (Juverlandia lo vendió por 14.000 pesos). En “La Academia” debutó el Sábado30 de abril de 1955 contra Gimnasia y Esgrima La Plata, de visitante. Racing formó con: Domínguez; Dellacha y García Pérez; Jiménez, Cap y Sivo; Corbata, Barrera, Maschio, Rodríguez y Cigna. “El lobo” ganó 1-0 con gol de Pentrelli. Corbatta hizo su primer gol ante Ferro en Mayo de ese año. En este equipo jugó en 195 ocasiones de 1955 a 1962 y marcó 79 goles. Salió campeón en 1958, marcando 10 goles. La base del equipo campeón fue Negri; Anido (desplazo a Dellacha) y Murúa; De Vicente, Cap y Gianella; Corbatta, Pizzuti, Manfredini, Sosa y Belén. Y en 1961, cuando Racing formaba con: Negri; Anido y Mesías; Blanco Peano y Sacchi; Corbatta, Pizzuti, Mansilla, Sosa y Belén.

Este fue el equipo que le valió su lugar en la selección y fue protagonista de la mejor parte de su carrera futbolística.

En Boca

En 1963, pasó al Boca Juniors, que lo compró por 12 millones de pesos, con los cuales el Racing amplió su estadio en Avellaneda y construyó un complejo deportivo. En Boca jugó en 18 ocasiones y marcó 7 goles de 1963 a 1965. Su debut en la cancha de Atlanta fue muy auspicioso, pero no brilló por su estado físico y por sus excesos de alcohol. En este equipo se recuerda un partido ante Vélez el 19 de mayo de 1963, en el que marco los únicos 3 goles del partido en el estadio de Boca. Además le marcó un gol a Independiente de tiro libre el 14 de julio de 1963 en condición de local. Su primera formación con Boca fue: Roma; Dos Santos y Heredia; Simeone ,Rattín y Orlando; Corbata, Menéndez ,Del Vecchio, Sanfilippo y Lallana. Ganó los títulos de 1964 y 1965, además formo parte del plantel que perdió la final de la Copa Libertadores de 1963 contra Santos.

En Independiente Medellín

En Independiente Medellín jugó de 1965 a 1969. No se tiene un registro de los goles, pero se sabe que en las filas de Ind.Medellín, el destino quiso que se enfrentara a Racing en la Copa Libertadores de 1967, en un partido donde Cejas le atajó un penal (Dicen que el propio Corbatta le indico donde iba a patear). También muchos hinchas del “Equipo Rojo” recuerdan una goleada 8-3 a Deportes Tolima en el que Corbatta hizo 5 goles, en la cancha del Tolima y en la que atajaba Silvio Quinteiro para el local. Fue subcampeón en 1966, bajo la conducción de Pacho Hormazábal. Los fieles del Independiente Medellín lo recuerdan con mucho afecto. Pero en esas tierras sufrió el abandono de su mujer, la perdida de casi todo su dinero y el aumento de su adicción por el alcohol.

De vuelta en Argentina

Al regresar a la Argentina decidió jugar en equipos de menor categoría de los que antes había jugado. Lo hizo en San Telmo, en 1970, en 1971 en equipos de La Liga provincial de Río Negro, en 1972 en Italia Unidos de General Roca y de 1973 a 1974 en Tiro Federal de Río Negro.


En San Telmo

En este equipo jugó una temporada marcando 10 goles , a 2 del goleador máximo Carlos A. Pandolfi. Debutó frente a All Boys en el año 1970 a los 34 años de edad marcando un gol de penal, en un partido que terminó 2-2. Su último partido en San Telmo, fue ante Ferro Carril Oeste en el Viejo Gasómetro de San Lorenzo de Almagro, que terminó 2-0 a favor de Ferro, por el Campeonato Argentino de la "B" Metropolitana el 6 de diciembre de 1970.

Abajo en un reportaje de Crónica del 26 de abril de 1970, minutos antes del cotejo ante Almagro por la 5º fecha del torneo de la "B" de ese año; Omar Orestes Corbatta, jugador de Boca Juniors, Racing Club y la Selección mayor, que había llegado en el '70 para integrar el primer equipo de San Telmo, donde convirtió 10 goles, a dos del goleador candombero Carlos Pandolfi con 12, expone al cronista su paso por el club.

¡ Da-le lo-co!, ¡da-le, lo-co! Apareció San Telmo en el campo y el grito de la tribuna invadió la cancha de Almagro. Aparecía en la cancha una figura que tiene mucho de leyenda, que todavía se identifica con ese "loco" que es calificativo nacido en días de gloria. ¿Quién nombró alguna vez a Orestes Omar Corbatta de otra manera que anteponiendo el apodo famoso? Nadie, es como si "El-loco-Corbatta" fuera el nombre con que lo inscribieron hace 34 años.
- No me molesta que me digan "loco" si es cariñoso. Me molesta cuando en la calle me gritan así creyendo que soy loco en serio.
- ¿Extraña mucho la fama?
- No. ¿Sabe por qué?, porque la fama se tiene que acabar algún día y porque en San Telmo se portaron maravillosamente conmigo. En Racing dijeron que no había plata: Spinetto pensaba que yo estaba terminado y en San Telmo me hicieron firmar el contrato como si yo hubiese jugado 20 años en ese club. Es algo que siempre les voy a agradecer.
- ¿Ve fútbol actualmente?
- No, no me gusta. Me pongo tan nervioso que a los diez minutos me tengo que ir. No puedo, sabe, yo nací con la pelota en los pies, nací jugador y cuando veo que se equivocan me empieza a hervir la sangre ... No puedo, la verdad no puedo.
- ¿Se siente viejo?
- ¿Viejo? ¡Por favor! estoy para jugar dos años más tranquilamente. Me siento mejor que nunca. En San Telmo voy a dar más de lo que estoy dando hasta ahora, se lo aseguro.
Sus 34 años engañan. Perviven en esos ojos que se mueven a gran velocidad, quizá en busca de la jugada genial: esos ojos miran todo y no miran nada, ese cuerpo todavía agil que desliza viveza.
- Nunca vi un wing tan rápido y hábil como Meski, el puntero derecho de los rusos. ¿Arquero? Carrizo habrá siempre uno solo. ¿Jugador? Mire, el "patón" Rossi era un fuera de serie. No creo que vuelva a salir un jugador como él. En Lima nos gritaba como un loco y así nos hacía mover por toda la cancha. El que no jugaba con el se tenía que retirar.
- ¿Cree en los técnicos?
- -Y ... la vacilación dice muchas cosas. Agrega:
- sabe que pasa, se acabó el papel y el pizarrón. No van más. El; jugador nace, no se hace. En Lima nos encontramos varios que jugamos bastante bien y en poco tiempo hicimos el equipo mas grande que formé en mi vida Aquellos eran bárbaros.
Por razones técnicas lógicas, teníamos que darle un final a esa nota. Lo sentimos pero era así. En la despedida queda colgado el recuerdo hermoso de Lima y los sinsabores de Suecia, la alegría de un trato ejemplar en Boca Juniors y el olvido tremendo de Racing. "Todo queda y todo pasa"/"pero lo nuestro es pasar", dice el poema: Oreste Omar Corbatta, sigue estando ..., no pasó.
Reportaje de Crónica del 26 de abril de 1970, minutos antes del cotejo ante Almagro por la 5º fecha del torneo de la "B" de ese año; Omar Orestes Corbatta, jugador de Boca Juniors, racing Club, Independiente de Medellín de Colombia, terminó jugando en Tiro federal de Rio Negro

Clubes

Racing - (Argentina) - 1955-1962 (195 partidos y 79 goles ).
Boca - (Argentina) - 1963-1965 (18 partidos y 7 goles ).
Independiente Medellín - (Colombia) - 1965-1969.
San Telmo - (Argentina) 1970 (10 goles).
Italia Unidos - (Argentina) 1972.
Tiro Federal de Río Negro - (Argentina) 1973 - 1974.

En la Selección Nacional

El inolvidable equipo de los Carasucias.En la Selección jugó de 1956 a 1962, marcando 18 goles en sus 43 presentaciones.

Temporada Club Título
1957 Argentina Campeonato Sudamericano 1957
1959 Argentina Campeonato Sudamericano 1959 (Argentina)

Ganó la Copa América de 1957 de Lima, por entonces llamada Campeonato Sudamericano de Naciones, en un equipo denominado “Los Carasucias”, en una delantera compuesta por: Oreste Corbatta, Humberto Maschio. Antonio Angelillo, Enrique Sívori y Osvaldo Cruz, al ganarle por 3-0 a Brasil. También ganó la de 1959 disputada en Argentina , una suerte de revancha por el fracaso del Mundial 1958 .


Corbatta en el Mundial 1958

Corbatta fue uno de los pocos que se salvaron de las críticas después del Mundial de 1958, debido a que hizo 3 goles en 3 partidos en esta competencia, uno en cada uno.El primero lo hizo a los 2 minutos de juego, en la derrota contra Alemania Federal por 1-3.Otro lo hizo en la histórica goleada de Checoslovaquia por 6-1(único gol argentino) y en la única victoria albiceleste, contra Irlanda del Norte por 3-1.


Corbatta y los penales

Corbatta era un especialista en penales, tanto que por esos tiempos cuando jugaba en Racing los hinchas de “La Academia” cuando convalidaban un penal gritaban Gol. Dicen que la pelota en sus penales entraba para un lado y el arquero siempre iba para el otro.

“En los penales, los mataba a todos. Me paraba cerca de la pelota para que el arquero no puediera reaccionar y la tiraba suave a la punta…Y pongale la firma que iba a cobrar. De 68 me sacaron solo 4.

"Nunca me ponía de frente a la pelota, siempre de costado. Le pegaba con la cara interna del pie derecho y en el medio, con un golpe seco. Además, agachaba la cabeza para que el arquero no adivinara dónde iba a tirar y en cambio yo veía todo lo que él hacía. En cuanto se movía era hombre muerto...",
Declaró Corbatta una vez a la revista El Gráfico, para explicar el éxito de sus penales.

Sus goles

Corbatta marcó 122 goles, 79 en primera (72 en Racing y 7 en Boca) y 18 en la Selección. No se lleva un registro de su actuación en el ascenso y en el Independiente Medellín. El mejor gol de su carrera lo anotó el 20 de octubre del 57, en la cancha de Boca, jugando con la selección frente a Chile, por las eliminatorias al Mundial de Suecia. Primero gambeteó a dos rivales, enfrentó al arquero, lo burló, se detuvo, amagó, hizo pasar de largo a otro defensor y volvió a frenar. El público suspiraba. Amagó nuevamente y, al final, colocó el balón donde quiso, junto a un palo, tras dejar sentados a otros dos chilenos. Un golazo increíble. Tanto que la revista estadounidense Life, por entonces tal vez la más prestigiosa del mundo, publicó en su portada por primera y única vez una secuencia de fútbol con la foto de Corbatta.


Su muerte

En su decadencia, alcoholizado y sin hogar (pese a que se casó cuatro veces), Corbatta vivió sus últimos años en un camerino del estadio de Racing, donde trabajaba en las divisones inferiores. Murió en la miseria más atroz, agobiado por un cáncer de laringe, provocado por su adicción al alcohol. El 6 de diciembre de 1991, a los 55 años, se fue el que muchos consideraron el más grande puntero derecho. La Nación de Buenos Aires tituló "Murió Corbatta, arquitecto de un fútbol que emocionó", el periodista Jorge Llistosella escribió sobre Corbatta: “no habrá ninguno igual”, mientras Página 12 dijo "La muerte se pasó de la raya".

Un par de años después de su muerte, las autoridades de Racing hicieron un pedido oficial ante las autoridades de la Municipalidad de Avellaneda para que se cambiara el nombre de la calle Cuyo, lindante a la cancha y sobre la cual se encuentra la pensión de Racing por el de Omar Oreste Corbatta, el pedido fue aceptado y hoy en día los hinchas de La academia lo recuerdan siempre cuando van al Estadio Juan Domingo Perón.

En el 2006, 15to aniversario de su muerte, se inauguró en el Salón de la Fama una estatua de bronce de Daniel Zimermann.

Otros datos

Solamente dos veces Corbatta hizo goles y la Selección perdió, las dos en en el Mundial 1958, contra Checoslovaquia y Alemania Federal.
La Argentina ganó 26 de los 43 partidos que disputó Corbatta, empató 8 y perdió 9.
Jugó 8 partidos de la Copa Libertadores y convirtió un gol.
Uruguay fue la Selección que más veces enfrentó:10.
Sus 18 goles en la Selección se reparten de esta manera: 4 a Paraguay, 3 a Chile y a Ecuador, 2 a Bolivia y 1 a Uruguay, Colombia, Alemania Federal, Checoslovaquia, Irlanda del Norte y Perú
Los 43 partidos que disputó como internacional los hizo con la camiseta de Racing, la segunda mejor marca en esta institución después de los 44 de José Salomón.
Debutó en la Selección en febrero de 1956, en México D.F , ante Perú por el Panamericano (0-0).
Su primer gol en la Selección lo marcó contra Uruguay de penal en un amistoso en la cancha de Boca (2-2).
De los 9 penales que pateó en el seleccionado albiceleste sólo fallo uno el 20 de octubre de 1957 ante Chile, el mismo día de su mejor gol.
Hizo goles en 15 de sus 43 partidos.
Posee, compartido con Américo Rubén Gallego el récord de presencias consecutivas en la Selección, 27 (1957-59).
Con sus 18 goles, esta en el 13er lugar de goleadores de la Selección Argentina con Domingo Tarasconi.
Estuvo a punto de ser el primer argentino en jugar dos Mundiales consecutivos para el Seleccionado, se despidió como local en el último amistoso previo al Mundial de Chile en 1962.

Anécdotas

Algunas de las razones por la cual lo llamaban Loco era por sus andanzas y por su forma de ser. Aquí se citan algunas anécdotas al respecto, algunas de ellas ya citadas en el atículo.

A Corbatta solían llamarlo “Orestes Omar” pero en su partida de nacimiento decía: “Oreste Osmar”.
En el que decían que iba a ser debut, un amistoso con Quilmes, llenó la cancha por todo lo que se decía de él. Y ese día no jugó.

El 26 de octubre de 1958 Racing visitaba a Estudiantes mientras en el Vaticano elegían al sucesor del Papa Pío XII, que había fallecido el 8 de ese mes. Durante el segundo tiempo, el público empezó a gritar: “La hinchada se estremece, Corbatta Pío XIII”.

Era el cumpleaños del Márqués Sosa y Corbatta le dijo “Te voy a dejar dos goles de regalo”. Y parece que hacía lo que quería porque con un par de desbordes por derecha le hizo hacer dos goles a Sosa. Genio y amigo.

En un clásico contra Independiente, Alcides Silveira lo estaba persiguiendo por todos lados a Corbatta y no lo dejaba tocar la pelota. Por eso, el Loco se escondía detrás de los policías que estaban al borde de la cancha.

Cuenta la leyenda que en un partido en Avellaneda contra Rosario Centra fue tal el baile que le dio Corbatta al marcador, que éste cuanto término el partido lo fue a buscar muy nervioso y le dijo “Vos allá en Rosario no salís vivo”.

Era analfabeto, pero muy difícil era que alguien lo encontrara sin un periódico bajo el brazo. Quizás en su fuero interno pretendía tener por lo menos una "cultura de periódico".

A nadie respetaba más que a Pedro Dellacha, su capitán en Racing y en la Selección, quien le enseñó a firmar garabateando su apellido.

Silvio Quintero debutó el día en que el Tolima recibió la peor goleada como local de toda su historia. Corbatta, jugando entonces para el Medellín, le hizo cinco de los ocho goles que le metieron al Tolima, por tres del local.

Federico Vairo, notable zaguero de River Plate, cuenta de él:
"En una ocasión, ni bien empezó el partido se me había parado al lado mío y se me quedó ahí, lo que ya me ponía nervioso. De pronto me miró y me dijo ¿Cómo anda tu madre?... ¿y de la vida de tu hermana qué es? A lo que le respondí ¡Callate y jugá!... Cuando termine el partido "nos vemos afuera" si tenés algo que decirme... Con eso se calló la boca y me dejó de embromar.
Tras finalizar el encuentro, mientras nos estábamos duchando golpearon la puerta del vestuario. ¡Era él que me venía a buscar! Salí con toda precaución... y vi que quería charlar conmigo en serio, venía a invitarme al vestuario para tomar algo porque cuando intentó hacerlo inicialmente en el campo me había enojado”
.
Pese a su fama, era incapaz de hablar con una mujer. Por eso, sus compañeros le presentaron a una amiga de todos. "Una chica que hacía la calle", se decía entonces. Corbatta se enamoró de ella. Y fue su mujer durante largo tiempo. Con esa rubia se casó en 1959. Se fue a vivir a Banfield y tuvo una hija. Pero un día regresó de una gira y no encontró nada. Su casa había quedado vacía, sin las arañas, sin los muebles, sin las canillas.
Corbatta tuvo tres casamientos más y tres hijos (Cristina, Omar Oreste y Liliana).

"Con la primera me fue muy mal; con la segunda me fue mal; con la tercera mal y con la cuarta, mal. Las cuatro me sonaron, pero las quiero lo mismo".
Eran famosas sus farras, que lo hacían llegar borracho a los partidos.

Cuando llegó de Chascomús (Juverlandia lo vendió en 14.000 pesos) era un chico que casi no hablaba, generoso y peleador. Que, cuando lo fueron a buscar, se escapó por los fondos y se lo tuvieron que llevar a la fuerza. Y como nunca le pagaron los 2 mil pesos que les correspondían, ya en Boca, en un amistoso en Chascomús, se fue a la bicicletería del presidente de Juverlandia y empezó a romper todo. "Paré cuando sumé los 2 mil pesos que me debían", explicó.

Cuando llegó a Racing no llevaba maleta; sólo lo que tenía puesto. Y desde entonces comenzaron a llamarlo el Loco.
Su otro hogar era el hospital Fiorito, donde de vez en cuando terminaba internado. Y desde la cama 129 miró la consagración de Racing en Belo Horizonte, por la Supercopa 88. "Me hubiese gustado estar con los pibes. Perdí lo último que quería hacer".

Varios hinchas de Boca e Independiente eran socios de Racing sólo para verlo a Corbatta.

En 1956, en un partido amistoso entre Argentina y Uruguay, en Montevideo, comenzó a hacer malabares y se daba tremendo banquete con el duro Pepe Sasía, al que paseaba como a un bebé. Otro uruguayo, para bajarle el atrevimiento, le propinó un patadón y lo dejó retorciéndose en el gramado. Entonces, con la apariencia de darle consuelo, se acercó Sasía y le pegó un puñetazo en la boca. Desde aquel día, a la sonrisa de Corbatta le quedaron faltando dos dientes.

En una gira previa al Mundial de Suecia, un fotógrafo lo retrató durmiendo sobre un banco del vestuario siete minutos antes de salir a enfrentar a Checoslovaquia.

Siempre recordaba Tita Mattiussi aquella vez que una de sus mujeres lo invitó a una fiesta. Racing jugaba al otro día contra Independiente. El Loco se escapó de la concentración saltando un portón. A las seis de la mañana, Tita le abrió la puerta y le hizo dar tres baños de agua fría. En el vestuario, le dijo a Belén: "No me pases la pelota que no la veo". Estaba mareado, apenas se podía sostener en pie. "Me desperté, jugué como una bestia e hice dos goles", contó después el Loco.

En una gira de Boca por Europa, le encargaron a Carmelo Simeone que lo marcara de cerca. El Cholo decía que a su lado, Corbatta no tomaba. Hasta que un día se llevó la sorpresa: abajo de la cama había una pila de botellas de cerveza todas vacías.

De los cuatro millones que había ganado en Racing, sólo le quedaba una casa en Florida. Y del pase a Boca, que se había hecho en 1963 en 12 millones, no guardaba ni una moneda. Se refugiaba en algún bar cercano al Hospital Fiorito. Y dormía en un cuartito debajo de una tribuna, sobre dos cajones viejos. "Vino mi hermana a buscarme, pero no quiero ir a La Plata. A la noche me llevo una revista, miro las fotos, me distraigo un rato y me quedo dormido. Me la gasté toda. Di mucho sin mirar a quién", contaba.

Mientras Racing le pagó un sueldo equivalente a la cuota de 100 socios y un hotelito en Capital, cerca del Obelisco, siguió adelante. Fue durante 1983. Poco tiempo antes había presentado un cuadro de cirrosis avanzada. Era el principio del fin. "Borracho como una cuba, murió en la ruina total", cuenta Negri. Los hinchas le demostraron su amor. El se reía, pedía plata para ir a tomar algo y contaba alguna anécdota con la mente perdida.

"En 1957 jugué en Independiente y de cinco penales atajé cuatro. Uno a Omar Oreste Corbatta. El partido estaba empatado, le agarré la pierna a él y fue penal. En una revista había dicho que iba a hacer un gol, tomó la pelota y la besó mirando a la hinchada de Racing. Vino corriendo y yo amagué para un lado, me tiré para otro y la atajé. Entonces le dije que le diera un besito a la pelota y me insultó de la bronca que tenía”, evoca Julio Cossi.


Corbatta era un futbolista imprevisible, buena prueba de ello es la jugada que realizó una tarde en la cancha de Chacarita Juniors, con la pelota en su poder, realizó un curioso slalom en el que regateó a adversarios desde la línea del campo rival hasta su propia área. Los corazones racinguistas dejaron de latir por un instante y no lograban comprender que estaba haciendo. Corbatta pisó el balón, giró y comenzó a eludir nuevamente a los jugadores de Chacarita logrando salir de esa situación tan peligrosa y enarbolando una nueva situación de ataque tras pasarle la pelota a Maschio.

Cuando llegó a cambiarse al vestuario por primera vez Cárdenas se sentó al lado de Oreste. Éste, entonces, este le preguntó "¿Vos sos el santiageño Cárdenas?" "Sí," le respondió con timidez, "soy yo". Entonces Oreste le dijo “Desde ahora te van a decir el Chango Cárdenas”.

En una ocasión en la cancha de Ferro se recostó contra la raya, no tenía ganas de jugar y estaba enojado. Un fotógrafo que había ido para sacarle una foto haciendo un gol le dijo: “Dale Corbatta, jugá que te sacó una foto”. Corbatta dijo: “Si me la sacás, juego”. Al rato tomó la pelota, se sacó tres rivales de encima e hizo un golazo. Corbatta fue hacia el fotógrafo y le dijo: “¿Sacaste la foto?”, a lo que el hombre respondió: “No, recién prepare el rollo”. Corbatta lo insultó, se quedó de vuelta contra la raya y no la tocó más por el resto del partido.

El 9 de julio de 1963 Boca fue a jugar unos de esos amistosos de fechas patrias a Río Cuarto. Su rival era Atenas de esta ciudad. Corbatta de penal hizo un gol para Boca. La imagen inolvidable fue la de Don Calixto ,el peluquero del barrio, con una cartulina blanca y letras grandes escritas con tiza de grasa negra que decía “Corbata, muchas gracias”. Calixto era uno de los más reconocidos hinchas de Racing. Oreste Corbata vio el cartel y se arrimó al alambre para saludar al viejito que no podía creer lo que pasaba.

Corbatta era vago para entrenar y llegaba sobre la hora a los partidos, entonces no lo ponían, pero El Loco sabía que la gente lo quería y entonces la hinchada empezaba a cantar que querían que juegue Corbatta y “El Garrincha Argentino” entraba a jugar.

En Neuquén, el 27 de noviembre de 1972, Confluencia jugaba un amistoso contra Italia Unida de Río Negro, en una perdida y polvorienta cancha. Un partido de escasa trascendencia, con muy poco público, con una pobre exhibición de fútbol. Fue penoso. Hacía un año que Oreste Osmar Corbatta jugaba en Italia Unida. Le había parecido mejor esconderse en General Roca. Allí apenas conocían su fama. De entrada divirtió con su arte, pero después vino el derrumbe, hasta ser motivo de burla. Aquella tarde, lo insultaron como de costumbre, y Corbatta respondió. La barra se le fue encima. Corbatta terminó en el hospital, sus compañeros le habían salvado la vida.

El plantel del Mundial 1958 estaba integrado, entre otros por Amadeo Carrizo y el Loco Corbatta. Carrizo le decía al Loco que el era capaz de atajarle varis penales, mientras que “El Dueño de la Raya” decía que era imposible. Acordaron ejecutar 50 penales: si Amadeo atajaba diez era el ganador, de lo contrario lo sería Osmar. El día del enfrentamiento fue esperado por todos, y después de un entrenamiento Corbatta y Amadeo se encontraron en un arco de la cancha de entrenamiento. Todo el plantel e incluso el cuerpo técnico actuaba como público. Finalmente, Corbatta convirtió 49 goles y estrelló el penal restante contra el palo. Se retiró victorioso y fue el padre de todas las cargadas contra Carrizo.

Premios y honores

Integrante de Los 25 Héroes Argentinos, una selección de los 25 mejores jugadores argentinos de todos los tiempos según el diario La Nación.
Nombramiento de la ex calle Cuyo a Pasaje Corbatta.
Busto de Bronce en el Salón de la Fama de Racing.

Frases

En los penales, los mataba a todos. Me paraba cerca de la pelota para que el arquero no puediera reaccionar y la tiraba suave a la punta... Y pongale la firma que iba a cobrar. De 68 me sacaron sólo 4. (A la Revista El Gráfico)

¿Sabés por qué no podían sacarme la pelota? Porque ella no se quería ir de mi lado. Otras cosas sí me sacaron, pero la pelota no. (Solía repetirla)

Con la primera me fue muy mal; con la segunda me fue mal; con la tercera mal y con la cuarta, mal. Las cuatro me sonaron, pero las quiero lo mismo. (Corbatta sobre sus cuatro mujeres)

Me hubiese gustado estar con los pibes. Perdí lo último que quería hacer. (Cuando vio desde la cama 129 del Hospital Fiorito la consagración de Racing en Belo Horizonte, por la Supercopa 88)

Vino mi hermana a buscarme, pero no quiero ir a La Plata. A la noche me llevo una revista, miro las fotos, me distraigo un rato y me quedo dormido. Me la gasté toda. Di mucho sin mirar a quién. (Corbatta cuando dormía en un cuartito debajo de una tribuna de Racing)

phpBB [video]


Un documental que hicieron sobre el loco, muy bueno. Los mismos que hacen el documental, le hacen una canción.
Entrevistas a grandes figuras de Racing y en otros clubes donde jugo

phpBB [video]


-- Post editado por doble post el: Mar Feb 28, 2017 10:59 pm --

Se que ya hay un post del loco, pero me parecio bien hacer un topic mas completo y que lo sigamos recordando
Soy de Racing de pendejo, soy del cuadro de mi viejo, porque vos sos la alegria, la pasión de cada dia....
Faqoo 17 Avatar de Usuario
Rango

Hincha Nº 1

Mensajes

47265

Registrado

30 May 2009

Edad

25

Ubicación

En la cama con tu jermu (bueeena turro!)

Re: Oreste Osmar Corbatta

Notapor Faqoo 17 » Mar Feb 28, 2017 11:02 pm

:clapping:
Heroe del Silencio escribió:Con 25 lucas te garchas a Pri 62,5 veces
Ohlongjohnson no avatar
Rango

Soy de Racing

Mensajes

133

Registrado

14 Ago 2016

Re: Oreste Osmar Corbatta

Notapor Ohlongjohnson » Mié Mar 01, 2017 12:33 am

Mi tío me contaba no se si fantasea pero me decía que se pasaba a todos llegaba al área de Racing y volvía a pasarlos a todos una bestia
pato_laacade Avatar de Usuario
Rango

Hincha

Mensajes

701

Registrado

21 Jun 2009

Re: Oreste Osmar Corbatta

Notapor pato_laacade » Mié Mar 01, 2017 5:09 am

Ohlongjohnson escribió:Mi tío me contaba no se si fantasea pero me decía que se pasaba a todos llegaba al área de Racing y volvía a pasarlos a todos una bestia


Pizzuti dice exactamente lo mismo, en el documental que puse al final. De hecho, el gol que le hace a los chilenos en la bombonera fue el gol mas lindo de la historia del futbol hasta que vino el Diego

Imagen
Soy de Racing de pendejo, soy del cuadro de mi viejo, porque vos sos la alegria, la pasión de cada dia....
Luka_Racing Avatar de Usuario
Rango

Moderador

Mensajes

30571

Registrado

25 Dic 2009

Edad

24

Ubicación

Talar - Zona Norte

Re: Oreste Osmar Corbatta

Notapor Luka_Racing » Mié Mar 01, 2017 7:30 am

Posiblemente el mejor jugador de la historia de Racing
pablo_akd4 escribió:
GustavoArce escribió:Vuelve Chiquititas a Telefe !!!

La concha de tu hermana
sinvosnopuedo Avatar de Usuario
Rango

Hincha Fiel

Mensajes

2944

Registrado

17 Ago 2010

Re: Oreste Osmar Corbatta

Notapor sinvosnopuedo » Jue Mar 09, 2017 1:11 am

Lean el libro, está ESPECTACULAR!
Cogorno, Molina y Ayala, quedaron marcados de por vida. No van a poder volver al Cilindro.

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado